Eso era, acotar pasos, y tirar paredes solo con la cabeza. Fue largo, porque lo fue, aunque ahora mires atrás y parezca la misma distancia que hay de aquí a la entrada, que de la ducha al lavabo.

Solo una cosa.
Cuando estás en la guardería...te dan unos colores, y es con esos con los que tienes que labrarte la mayor obra pictórica hasta el momento hecha por tí mismo, ya sea porque así asignaron la tarea (para ver como rompes moldes, y tu destino como diseñador de interiores), o porque en el momento de tirarse todos a la taza de las ceras esos mismos son los que has logrado abarcar con esas des-coordinadas manazas.

Ese símil lo escuché hoy...hay que pintar con los colores que tenemos. Podremos imaginar como quedaría con otros...pero quien sabe cuantos colores lograremos entrelazar haciendo lo que más nos gusta...que por lo menos es lo que mejor se me daba (no había manera de que no me saliera de un contorno como la M-30 de ancho.)

...MEZCLAR colores.

2 Response to

  1. Elnath says:

    Yo mezclo tanto los colores que a veces por querer poner tanto color al final se queda negro.

  2. Cristina says:

    Qué precioso...

Publicar un comentario